Tal y como se había anunciado, el Ministerio de la Producción lanzó el Plan Nacional de Diversificación Productiva, el cual puso a consulta pública por 45 días para recibir los comentarios y aportes tanto de expertos, economistas, como del sector empresarial y población en general.

La iniciativa, compuesta de 23 propuestas para transformar la estructura productiva del país, constituye un paso muy importante y marca una decisión política en la dirección correcta por parte del Ejecutivo, ya que se hace un buen diagnóstico y, en términos generales, define adecuadamente lo que tenemos que hacer y los cambios que necesitamos.

Los objetivos propuestos en el PNDP son los que en su mayoría, como industriales suscribimos y que, de concretarse, llevarían al Perú en el camino de país desarrollado.

Es importante volver a resaltar que el Perú no debe depender únicamente de una actividad económica. El ministro Piero Ghezzi ha hablado de “ponerle más motores a la economía”, y precisamente de eso se trata, de ampliar y diversificar la canasta exportadora, incluyendo nuevos y más productos y servicios con valor agregado adicional para asegurar la continuidad de nuestro crecimiento.

Los tres ejes en que se ha estructurado el Plan tienen coherencia y también la precisión que el desarrollo de solo la industria no es suficiente para el despegue del país, se necesita diversificar e impulsar a todo el sector productivo, así como también elevar la productividad especialmente de las MYPEs.

Consideramos de manera especial, el segundo eje, la reducción de sobrecostos y regulaciones en las áreas de salud, laboral y medioambiental por ser una legislación incluso inviable en muchos casos. En ese sentido, saludamos que se haya reconocido que las leyes de Sunafil y de Seguridad y Salud en el Trabajo requieren cambios, pues desalientan la inversión y afectan la competitividad de las empresas.

Confiamos en que el Ministerio de Trabajo acoja la propuesta de modificación que envíe el ministro Ghezzi y que el Congreso por su lado también haga suyo el reto y apruebe los cambios, tanto a las leyes actuales como a las nuevas que en el transcurso de la ejecución del plan se requieran. Es fundamental que el PNDP se mantenga en un nivel técnico y no sea politizado pues de ser así no podrá implementarse.

Tres aspectos cruciales y en los que consideramos que el plan debería profundizar son los temas de infraestructura, abastecimiento de energía y la lucha contra el contrabando y la subvaluación.

Finalmente, es de destacar que se reconozca la necesidad de trabajo conjunto con el sector privado. Desde la SNI, expresamos nuestra disposición de ser socios estratégicos en la puesta en marcha del plan, pues en definitiva, un esfuerzo consensuado permitirá el logro de los objetivos del país. Esperemos que se convierta en el objetivo de todos los peruanos.