Este 12 de junio, la Sociedad Nacional de Industrias cumplió 118 años de vida institucional, aniversario que celebramos con un conjunto de actividades en el marco de nuestra segunda edición de la Semana de la Industria, donde analizamos la importancia del sector industrial en el desarrollo del país. Este año, además del Foro Industrial de Lima, la Rueda de Negocios y el Día de la Industria, se incluyó por primera vez la realización de Foros Regionales, para analizar de manera descentralizada las acciones a impulsar para lograr el despegue productivo de nuestras regiones.

Junto a Lima, las ciudades de Piura, Huancayo y Arequipa, fueron las elegidas para realizar nuestros foros, con el fin de conocer la realidad del norte, centro y sur del país, por lo que en cada región nos asociamos con las universidades que consideramos representativas de cada una de ellas, la Universidad de Lima, la Universidad de Piura, la Universidad Continental y la Universidad Católica San Pablo, respectivamente, a todas las cuales, hacemos extensivo nuestro agradecimiento.

Siendo un tema fundamental para el desarrollo de los países, elegimos como tema central la institucionalidad, por lo que denominamos nuestro II Foro Industrial: Industrialización e Institucionalidad: Cimientos para el Desarrollo. El autor del libro “Por qué fracasan las naciones”, y profesor de Harvard, James Robinson, fue quien nos brindó la Conferencia Magistral.

En su ponencia, Robinson refirió que la institucionalidad de un país puede definir su crecimiento o estancamiento económico, ya que la calidad de sus instituciones, tiene un peso del 75% en su desarrollo, un pilar en el que según el Ranking del WEF, entre 148 economías, nos ubicamos en la posición 109.

James Robinson, nos explicó la diferencia entre instituciones políticas y económicas, extractivas e inclusivas, remarcando que el Perú dada su dimensión, tiene el potencial de alcanzar el PBI per cápita de países europeos, pero para lograrlo debe migrar de instituciones extractivas a instituciones inclusivas, sólidas y definidas para poder generar las Reformas de Segunda Generación que necesitamos.

La institucionalidad es una de las principales garantías para transmitir confianza a los inversionistas, una señal que precisamente el gobierno ha dado, cuando el presidente Humala en el marco de nuestro aniversario anunció al país un paquete de medidas económicas para destrabar la inversión y reactivar la economía.

Sin duda, es un hecho que consideramos necesario y que creemos va en la vía correcta. Estamos pasando por un momento de desaceleración en nuestro crecimiento, por lo que esperamos que el Congreso apoye y apruebe estas reformas. Es necesario que trabajemos juntos con una visión compartida, basada en una institucionalidad inclusiva, en la que se aproveche el potencial que cada sector y zona económica ofrece.

Si lográramos esto, todos los sectores crecerían y en 11 años podríamos tener un crecimiento de 9% anual y alcanzar el PBI per cápita actual de Chile. Este sueño es ambicioso y requiere el trabajo conjunto de todos los peruanos, lo que permitiría reducir la pobreza a menos del 10% así como generar empleo adecuado para más del 70% de la población. Estamos convencidos que esto es viable. Tenemos la oportunidad hoy. Unámonos ya. Nos corresponde a todos los peruanos aprovecharla.