En menos de 45 días celebraremos nuevamente elecciones presidenciales con miras a elegir al próximo gobierno.

Dada esta crucial coyuntura, el difícil contexto internacional que ya vivimos, y preocupada tanto por la agenda económica del país como por la competitividad del sector,   la Sociedad Nacional de Industrias, expone en un acotado resumen en las siguientes páginas de esta publicación, los problemas que afrontan los diferentes sectores de la manufactura, así como también sus propuestas de mejora o solución para salir de la situación en que se encuentran.

Así también, damos a conocer la propuesta para la industria consignada en los Planes de Gobierno de los principales candidatos (los 7 primeros de acuerdo al consenso de las encuestas), a la par que los temas que son transversales a toda la actividad empresarial, que ellos plantean.

Dicho esto, nos preocupa que la industria, sector fundamental que ha contribuido y es requisito fundamental para el despegue de toda economía hoy desarrollada o del primer mundo, no haya sido de todo el interés de los candidatos, pues como veremos en la presente edición, todavía no ha sido adecuadamente considerada en los Programas Económicos, pese a que se trata de uno de los sectores más importantes de la economía nacional, al ser el de mayor peso en el PBI, con 16.5%, representar el 15% de las exportaciones nacionales y el 18% de los ingresos tributarios, además de significar el 11% de la PEA ocupada generando más de 1,5 millones de empleos.

No obstante ello, debido a la desaceleración externa y menor competitividad interna, desde hace 18 meses la industria sufre una prolongada recesión, que ha afectado el empleo formal en el sector.

Como resultado, desde el 2014, el Perú es la única economía con la industria recesada en la Alianza del Pacífico. Y es que, en las últimas 04 décadas, no existieron las condiciones para realizar reformas y aprovechar el potencial, como sí lo hicieron países como Corea del Sur, China, India y Singapur que despuntaron a un ritmo vertiginoso, en tanto que en los años del superciclo, tampoco aprovechamos las inmejorables condiciones externas para hacerlas.

¡Es tiempo de realizarlas! Por ello, es imprescindible que las propuestas de los candidatos- que en general tienen muchas coincidencias y similitudes en los planes de gobierno- sean más efectivas, no se queden en el qué y más bien digan el cómo. Pero además, sean coherentes con el panorama externo que pareciera no están mirando, minerales a la baja, dólar al alza y con una China desacelerada empeorando el escenario mundial.

Quitemos las piedras del camino, para que las empresas, nuestros motores del desarrollo desde el Perú, puedan ser campeonas de la competitividad para generar las condiciones a fin de retomar la senda de crecimiento que permita un mejor futuro para todos nosotros.

Los países del primer mundo, presentan como características diferenciales 5 factores fundamentales para el desarrollo que son: Calidad Institucional, Formalidad, Competitividad, Estabilidad macroeconómica y Libre mercado. Sin embargo, el Perú solo tiene avanzadas 2 de estas 5 condiciones. Por ello, la agenda para el desarrollo que plantea la SNI pasa por reformar instituciones, elevar competitividad y aumentar formalidad. Esa, es la agenda pendiente, que nos permitirá retomar la senda de crecimiento y extender sus beneficios y oportunidades para que nuestros ciudadanos alcancen el bienestar social.