Aparentemente fue un domingo cualquiera, cuya única diferencia es que conmemoraba el Día Internacional del Trabajo. Sin embargo y aunque pudiera pasar un tanto desapercibido, el 01 de mayo último, fue especialmente importante para el país porque oficialmente entró en vigencia el Protocolo Adicional del Acuerdo Marco de la Alianza del Pacífico ( AP), bloque del que formamos parte de manera conjunta con Chile, Colombia y México.

¿Por qué decimos trascendental? Se trata de un hecho histórico para nuestro Comercio Exterior porque a partir de ese momento quedaron eliminados definitivamente y por completo los aranceles para el 92% de los productos, es decir, pueden comercializarse con arancel cero y circular libremente entre estos países desapareciendo las fronteras comerciales.

Pero además, las 4 economías concentran el 39% del Producto Bruto Interno (PBI) de América Latina y el Caribe, constituyen la sétima economía exportadora del mundo detrás de Holanda y el quinto mercado más grande por población con 219 millones de habitantes. Y son, asimismo, la octava economía mundial, detrás de la India, y la cuarta más dinámica entre las principales del mundo, mirando grandes mercados con énfasis en la Región Asia Pacífico.

La AP implica un esfuerzo adicional a los tratados de libre comercio que ya teníamos con cada uno de los países, pues amplía mucho más los beneficios arancelarios. Así por ejemplo, se estima que nuestro comercio con México crecería 8% en promedio debido a un mayor flujo comercial del Perú con ese país, lo que fortalecerá aún más el comercio bilateral entre ambas naciones, que según la embajada del país azteca en nuestro país, en los últimos diez años creció 195%.

Una diferencia cardinal entre la Alianza del Pacífico y otros esquemas de Integración de la región es el grado de participación del sector privado de las cuatro economías, que precisamente diera lugar a la creación del Consejo Empresarial de la Alianza del Pacífico (CEAP) en el 2012 y que está conformado por empresarios de mayor representación, cuyo objetivo es impulsar y proponer visiones y acciones conjuntas hacia terceros mercados, con especial énfasis en el Asia-Pacífico, así como alcanzar recomendaciones a los gremios empresariales de los cuatro países sobre temas de cooperación.

Es así que se han comprometido en el desarrollo de una ambiciosa agenda de negociación que da lugar a propuestas consensuadas sobre regulaciones técnicas aplicables a diferentes sectores y/o productos y que son alcanzadas a los Jefes de Estado de la Alianza para su revisión y consideración.

El CEAP, cuya presidencia Pro Tempore recae actualmente en Perú desde la Sociedad Nacional de Industrias, viene cumpliendo un rol protagónico como actor principal en el afán de estrechar aún más las relaciones entre nuestros países, en pos de la integración y de avanzar paulatinamente hacia una consolidación profunda, que permita dinamizar aún más los flujos de comercio e inversión.

Por ello, para el Consejo Empresarial de la Alianza del Pacífico, la reciente puesta en ejecución del Protocolo Comercial de la AP constituye un hito fundamental hacia ese camino, que nos obliga a seguir trabajando en todos los espacios en los que venimos cumpliendo nuestro rol propositivo en este dinámico e innovador mecanismo de integración regional abierto al mundo, que muchos países miran con expectativa y especial interés.

Nos congratulamos que ya son 5 años desde que se instituyera en abril del 2011 la Alianza del Pacífico como motor de desarrollo de América Latina y que el Perú haya cumplido un papel clave no sólo en su creación, sino especialmente en sus avances y consolidación. Este es el bloque latinoamericano de la esperanza y el futuro. Es un nuevo tiempo para América Latina. Estamos a toda marcha!