En nuestros últimos mensajes hemos venido afirmando que si bien el Perú experimentó un crecimiento económico sostenido en los últimos 25 años, dado que no se aprovecharon las extraordinarias condiciones del periodo de bonanza para hacer las reformas estructurales clave, hoy en día no hemos podido reducir la pobreza y la informalidad que agobia a más del setenta por ciento de la fuerza laboral del país.

Y es que como resultado de esta inacción del Estado, el final del período de altos precios de nuestros productos mineros – fin del superciclo de commodities- sacó a la luz los problemas de competitividad y productividad de los que siempre ha adolecido la economía peruana.

Si bien tenemos estabilidad macroeconómica y nuestra economía es de libre mercado, hay retos urgentes en los que trabajar para dar bienestar y un mayor progreso social a todos los peruanos.

Como gremio empresarial, somos conscientes de nuestro rol impulsor del desarrollo económico del país. Es por ello, que de forma proactiva, en la SNI hemos realizado un esfuerzo para identificar un conjunto de medidas que permitan reducir las brechas que tiene el Perú en materia de competitividad y formalización de la economía respecto, por ejemplo, las economías de la OCDE, de la Alianza del Pacífico y de los países del Acuerdo Transpacífico.

En la presente edición de la revista Industria Peruana, damos a conocer las propuestas económicas y sociales elaboradas por la Sociedad Nacional de Industrias, que están siendo formalmente alcanzadas a las autoridades del nuevo gobierno que inicia en escasos días. Estas propuestas constituyen para la SNI la Agenda pendiente para el desarrollo que requiere el país, a fin de retomar la senda de crecimiento en beneficio de todos los peruanos, especialmente la población más necesitada.

Este documento lo hemos denominado: Perú al 2021: Aportes para el Desarrollo Nacional e Industrial y considera acciones tanto de carácter transversal como sectorial, con énfasis en políticas horizontales. Contiene un conjunto de 25 propuestas desagregadas en 113 medidas orientadas a aumentar la productividad y simplificar regulaciones. En las siguientes páginas de esta edición le presentamos algunas de las principales medidas sugeridas.

Importante destacar que esta propuesta es fruto de un amplio análisis económico al interior de la SNI, que recoge los aportes de los más de 50 comités sectoriales que la conforman.

El cambio de gobierno siempre trae consigo expectativas sobre las decisiones que tomarán las nuevas autoridades políticas y económicas. En ese sentido, confiamos en que los primeros anuncios y las medidas en los 100 primeros días tengan un impacto positivo en la confianza empresarial, avancemos decididamente en realizar aquellas reformas impostergables y rompamos la actual tendencia decreciente de la inversión privada.

Estamos convencidos que si el nuevo gobierno ejecuta las reformas estructurales pendientes en el siguiente quinquenio, el Perú puede retomar un crecimiento de 5% anual, pero sobre todo, alcanzar en 15 años un estadio de país desarrollado, con el consecuente bienestar social y mejora en la calidad de vida de toda la población.