Luego de iniciado su Gobierno, el primer viaje al exterior del presidente Pedro Pablo Kuczynski ha sido una oportunidad para acercar más al Perú a China, la segunda economía más grande del mundo y hoy en día nuestro principal socio comercial, y a cuyo desarrollo le debemos gran parte del crecimiento económico que ha alcanzado nuestro país en los años de bonanza.

La Sociedad Nacional de Industrias formó parte de la delegación empresarial que acompañó esta primera gira presidencial, la cual buscó generar expectativas y despertar el interés del gigante asiático en nuestro país, así como identificar oportunidades de inversión y explorar a la vez posibilidades de nuevos negocios. Especial mención tienen los sectores infraestructura, transportes, finanzas y turismo, que fueron promovidos por el gobierno.

En la actualidad, el primer destino de nuestras exportaciones lo constituye precisamente China, con 22% del total anual, proviniendo principalmente del sector minero, cuyos envíos en más del 30% se dirigen a ese país. Es más, desde la firma del TLC con la nación asiática el comercio con dicha nación ha ido en aumento lo que lo ha convertido en nuestro principal socio comercial.

Sin embargo, dado que nuestras exportaciones a ese país son en gran parte minerales, debemos avanzar a una nueva fase y apuntar a darles un valor agregado, por lo que la propuesta de que tengamos refinerías para el procesamiento de concentrados de cobre, bien podría considerarse, lo que además cambiaría la composición de nuestra canasta exportadora por productos con mayor transformación.

Este es un tema que ya ha sido observado por el mandatario. Inversionistas chinos podrían financiar la construcción de fundiciones para que ya no vendamos materia prima, sino metal; y que se pueda desarrollar productos para el mundo a partir de ella.

La visita a la economía del dragón nos ha permitido acelerar la apertura de protocolos fitosanitarios para el ingreso de diversos productos alimenticios, lo que implica eliminar trabas para ir elevando las exportaciones del sector agropecuario. China, desde Deng Xiaoping emprendió un vertiginoso desarrollo basado en la creación de industria, asimilando knowhow del primer mundo. El Perú, a su vez, podrá despegar si desarrolla su industria para aprovechar así los TLC que tenemos vigentes con nuestros socios comerciales.

Si bien la inversión de China presente en el Perú en los últimos tiempos está en los rubros minero y de hidrocarburos, es la oportunidad de pensar en diversificarla, de tal forma que se amplíe y enfoque por ejemplo en la industria manufacturera y en sectores no tradicionales.

En medio de esta gran expectativa, un aspecto que preocupa de la relación comercial con China, es la situación de la industria nacional, particularmente la de textil-confecciones, aceros, plásticos y cerámicos, que viene siendo afectada por el ingreso masivo de productos chinos a precios dumping o subvaluados, lo cual es de entera responsabilidad de nuestras autoridades del Indecopi y Aduanas, respectivamente, cuyos desempeños deben ser puestos a la altura de los requerimientos en tiempos de sobreoferta internacional.

Afortunadamente, con la visita, ha sido oportuno reavivar los alcances del Acuerdo de Cooperación y Asistencia Administrativa Mutua en Asuntos Aduaneros, suscrito a la par que el TLC con dicho país, y que prevé el intercambio de información entre las aduanas para los casos de investigación sobre posible subvaluación en el comercio bilateral, entre otras obligaciones.

La decisión del presidente PPK de realizar su primer viaje oficial a esta nación ha sido clave para nuestra economía pues a decir de muchos entendidos, China se perfila como la primera economía del mundo en la próxima década. Por lo pronto, el presidente Xi Jinping devolverá la visita oficial a nuestro país cuando en noviembre venga para la próxima cumbre del APEC que tendrá lugar del 14 al 17 de ese mes.

En esa línea, tenemos confianza en que la gira del jefe de Estado haya sido como él lo ha calificado, una “misión positiva para el Perú y que gran parte de los beneficios sean la llegada de nuevas y grandes inversiones, así como también de tecnología y cooperación técnica para nuestro desarrollo industrial, que es base para el desarrollo de todos los peruanos.