• Gremio Manufacturero reveló que decenas de empresas han mudado, total o parcialmente, sus operaciones a países con mayores facilidades para invertir.
  • Industriales presentaron nueve propuestas para reactivar producción manufacturera, la cual lleva tres años de recesión.

Miércoles, 1 de febrero de 2017.  Las menores condiciones de competitividad que ofrece el Perú a la industria ha motivado que decenas de empresas manufactureras decidieran mudar, total o parcialmente, sus operaciones a otros países que ofrecen mayores facilidades para invertir. La Sociedad Nacional de Industrias señaló que en esta lista figuran empresas líderes de los sectores de pesca, cuidado personal, textil y metalmecánica.

El presidente de la SNI, Andreas von Wedemeyer, afirmó que el costo de hacer industria, crecer y competir formalmente es demasiado elevado con respecto a los países con los que se compite en el mercado internacional; esto, debido a las regulaciones que impone el Perú. Así, explicó, para las micro y pequeñas empresas les es muy difícil convertirse en medianas empresas porque deben asumir mayores costos que no siempre están en la capacidad de cubrir. Por ello, el 99,3% del tejido empresarial formal es mype. La diferencia, lo componen la pequeña, mediana y gran empresa.

“El crecimiento empresarial en el Perú implica un incremento significativo del costo regulatorio-laboral-tributario, que limita la competitividad. Reindustrializar el país requiere contar con condiciones que permitan competir según los estándares del actual entorno internacional”, declaró Von Wedemeyer.

Precisó que estas condiciones para competir no suponen un tratamiento especial sino la consolidación y extensión de las estrategias -ya existentes en el Perú y en el mundo- para la promoción de inversión y empleo formal.

Panorama crítico

En los últimos tres años, la producción industrial acumula una caída de 7.4%. Al respecto, la SNI indicó que esta recesión, la cual no ocurría desde hace 25 años, ha generado que el PBI industrial per cápita del 2016 sea similar al del 2010; es decir, de unos S/ 2000. En consecuencia, alertó el gremio, se perdieron seis años de crecimiento para el sector.

Asimismo, este decrecimiento ocasionó que la participación de la industria en el PBI nacional sea la menor en seis décadas: 12.9% en el 2016. El promedio histórico del aporte de la manufactura al producto nacional en los últimos 50 años es de 16%.

Entre los sectores más afectados por la recesión están los de productos refractarios, motores eléctricos y generadores, maquinaria para minas, neumáticos de caucho, carrocerías para vehículos, prendas de vestir, productos metálicos, fibras textiles y productos farmacéuticos.

Caída de empleo y exportaciones

La menor producción en la industria generó, a su vez, una pérdida del empleo formal durante los últimos tres años (-5.5% acumulado) en empresas manufactureras con más de 10 trabajadores. En tanto, la tasa de empleo industrial total (que incluye a la actividad informal) retrocedió un 7.7%; lo que significa que se han perdido más de 130 mil puestos de trabajo, otro récord histórico en los últimos 25 años.

Así también, en los últimos cuatro años 1667 empresas peruanas dejaron de exportar productos no tradicionales de valor agregado. Lo que representa una reducción del 21% en el número de firmas que hacen este tipo de envíos.

CUADRO N° 1

 CUADRO N° 2

CUADRO N° 3

Importancia de la industria

Von Wedemeyer sostuvo que la evidencia internacional demuestra que la industria genera desarrollo. En ese sentido, dijo que los países que exportan más productos manufacturados son las economías de mayor desarrollo, como la OCDE. En este bloque, el 72% de sus exportaciones son productos manufacturados; mientras que, el promedio en los países en desarrollo es de 24%.

En el Perú, pese a su potencial, solo el 14% de exportaciones son industriales. Aquí hay un amplio margen para crecer si es que se cuentan con condiciones competitivas, sostuvo el dirigente empresarial. “Con los cambios recientes y próximos en la política económica de diversas economías desarrolladas como EE. UU. y el Reino Unido, se intensifican las tendencias de reindustrialización, promoción industrial, políticas de defensa comercial y revisión de acuerdos de libre comercio. El país que no ponga sus políticas económicas a la altura de los tiempos actuales, no competirá”, manifestó.

Von Wedemeyer apuntó que para aspirar a competir en el mundo actual es prerrequisito contar con condiciones a nivel internacional en materia de: i) Infraestructura /Inversión; ii) Simplificación Regulatoria; iii) Tributación Competitiva y; iv) Regulación Laboral que promueva el empleo formal.

Por ello, la SNI ha elaborado un conjunto de nueve propuestas orientadas a alcanzar el desarrollo industrial y fomentar la creación de empleo formal: 1) Creación de parques industriales modernos, en condiciones competitivas. 2) Régimen tributario promotor para el desarrollo industrial, acorde a estándares internacionales. 3) Costos logísticos competitivos: inversión en infraestructura de transporte y ordenamiento de tránsito. 4) Acceso en condiciones competitivas a la energía, aprovechando nuestra ventaja de contar con fuentes de renovables y de bajo costo de generación, sin cargos no asociados directamente al servicio.

5) Acuerdos de Libre Comercio con economías complementarias, que aseguren un impacto positivo en nuestra balanza comercial no tradicional. 6) Eficaz defensa comercial (ej. medidas antidumping), en el marco OMC; reglamentación técnica para facilitar nuestro comercio internacional; y efectivo control de subvaluación (ej. aranceles específicos por volumen).

7) Promoción de la educación para el trabajo, de acuerdo a nuestras necesidades para competir. 8) Impulso para la innovación, con incentivo tributario permanente y sin límite específico. 9) Regulación laboral creadora de empleo formal.