¿Qué necesita el Perú para atraer inversiones y desarrollarse? Para aspirar a competir en el mundo actual es pre-requisito generar atracción país y tener condiciones similares a las que exhiben otras economías con las que competimos. Con ello, podremos atraer y ser destino de inversión privada nacional y extranjera que se traduzca en productos de valor agregado con los que podamos realmente aprovechar las oportunidades de exportación que nos hemos creado con la negociación de los TLC en los últimos años.

El tener condiciones promueve la captación de inversiones, lo que a su vez permite hacer industria que genera desarrollo, como lo evidencia la historia de los países del primer mundo.

¿Cómo competimos por inversiones? La respuesta es: aplicando políticas competitivas de los países miembros de la OCDE y de los que integran, junto a nosotros, la Alianza del Pacífico. Si bien el Perú cuenta con atributos tales como: estabilidad macroeconómica, apertura comercial y competitividad energética, todavía tenemos considerables desafíos. La inversión se dirige hacia destinos que, adicional a esos atributos, cuentan con Regulación laboral promotora de empleo formal, Tributación competitiva, Calidad regulatoria e Infraestructura adecuada; cuatro condiciones que generan productividad.

Precisamente, debido a “esas condiciones país”, hasta hace algunos años, las grandes marcas del planeta dejaban los países desarrollados para instalar sus fábricas en naciones emergentes como China e India que intensificaron políticas para atraer la inversión. Pero hoy el mundo está cambiando y otros países -desarrollados inclusive- están promoviendo el retorno de sus industrias. Asimismo, en nuestro propio continente, países como Costa Rica en Centroamérica y Colombia en la Alianza del Pacífico están adoptando medidas para captar inversiones.

En la SNI, emitimos un Pronunciamiento institucional para dar a conocer nuestras propuestas técnicas que permitan reactivar la industria en este nuevo contexto. La industria peruana podría revertir el retroceso de 6.7% de su producción y la pérdida de más de 150 mil empleos que se ha registrado en los últimos tres años, si es que empezamos hoy a trabajar por convertir al Perú en un destino interesante de inversión. Si trazamos este camino, podremos hacer que las 1,700 empresas que dejaron de exportar en los últimos cuatro años vuelvan a colocar sus productos manufacturados en los mercados internacionales.

Hacer del Perú un destino competitivo de inversiones no supone necesariamente un tratamiento especial para la industria, sino la extensión de estrategias que ya se aplican para la promoción de inversión privada tanto en el país (tales como agroexportación y minería) como en el exterior (por ejemplo, parques industriales modernos).

Los recientes Decretos Legislativos en materia de simplificación administrativa van en la dirección hacia esos estándares. Hay tareas pendientes de reforma como la regulación laboral y tributaria. La SNI considera imprescindible y urgente aplicar medidas –acorde a los estándares del actual entorno internacional- que fortalezcan la competitividad industrial. En la página 13 de esta edición, planteamos un conjunto de Propuestas y/o Aportes para el Desarrollo Industrial y la generación de Empleo.

Nosotros los industriales queremos seguir apostando por y en el Perú, para así seguir creando empleos formales. Para ello es imprescindible tener condiciones similares con las que cuentan los industriales de los países con los que competimos.