“Los momentos difíciles están pasando. Es hora de iniciar todos juntos la ´Reconstrucción con Cambios´”, expresó el presidente Pedro Pablo Kuczynski en un mensaje a la Nación en el que anunciaba el envío para debate de un proyecto de ley al Congreso de la República, con el Plan de Trabajo que ejecutará su gobierno luego de los severos daños causados por el fenómeno de El Niño Costero.

Este plan de intervención de las zonas afectadas durará tres años y apunta principalmente a simplificar los procesos de contratación así como declarar las zonas de riesgo no mitigables como intangibles. Pero también, considera- como es idóneo contar con una Autoridad empoderada al frente, una entidad responsable que lidere la reconstrucción y que reportará semestralmente al Acuerdo Nacional. Así también, muy importante, la iniciativa contempla que se apliquen sanciones administrativas y penales para autoridades y funcionarios que no cumplan las normas.

Saludamos en ese marco que se establezcan medidas para la simplificación administrativa y para agilizar y flexibilizar procesos, a fin de que los gobiernos subnacionales (locales, provinciales y regionales) puedan efectuar adquisiciones de bienes, servicios, obras y consultorías sin las restricciones regulares que fija la Ley de Contrataciones del Estado, pero sí con criterio técnico, transparencia y con un sistema eficiente de fiscalización para que ello no sea una puerta abierta a la corrupción.

El presidente PPK dijo también en su mensaje que el proceso de Reconstrucción con Cambios (RCC)- como lo ha denominado el Ejecutivo dará las medidas para poder aprovechar los aportes y capacidades con que cuenta la empresa privada para participar activamente en esta gran tarea por el Perú. Un anuncio, que respondemos con compromiso y con la plena disposición de la SNI y de la industria para trabajar y contribuir– como lo hicimos con las acciones solidarias de donación- en la ejecución de las obras de infraestructura que el país y la población afectada necesita, y con urgencia.

El sector industrial peruano tiene las condiciones y la experiencia para producir con calidad -de forma oportuna y competitiva-, una amplia gama de equipos y productos que cumplen con los más altos estándares internacionales, que aseguren perdurabilidad y resistencia para los diferentes tipos de obras, para que un siguiente desastre natural –o incluso un impredecible sismo de gran magnitud no sea tan devastador, nos encuentre preparados y afecte al menor número posible de familias.

Para los procesos de Compras Estatales que realizará el Estado, la industria está lista para proveer múltiples productos y servicios requeridos para la reconstrucción, para muestra un botón, equipos para la construcción de puentes tanto provisionales como permanentes, entre muchos otros productos. Confiamos sí, en que para dichos procesos, se gestione con una mejor planificación y se cuente con personal calificado pues muchas veces las licitaciones se caen por no contar con servidores públicos capacitados, por lo que se debe actuar con prudencia, acelerando los procesos sin perjuicio de la eficiencia y la transparencia.

Es fundamental involucrar al sector privado en la ejecución pues la tarea de reconstrucción no solo implica desplegar recursos, sino también conocimiento y experiencia. Y es a la vez no solo urgente sino un deber moral para con nuestros compatriotas afectados. Por ello, es imperativo que el Estado convoque licitaciones públicas de forma eficiente y transparente; y que el sector empresarial provea los bienes y servicios requeridos de la mayor calidad posible en el menor tiempo posible, de forma competitiva.

Miremos esta hoja de ruta para la reconstrucción como – tal como lo dijimos en nuestro anterior editorial una oportunidad para aprender y hacer mejor las cosas. Hemos afrontado una dura prueba que está llegando a su final, ojalá. Pero sabemos que la tarea no es sencilla, sobre todo en el aspecto organizacional, el reto para el país es grande y requiere de esa misma unión que nos juntó en #UnaSolaFuerza, pues será una labor de largo aliento la que nos permitirá recuperarnos.