• informalidadCada día se generan 1400 empleos informales.
  • Entre el primer trimestre del 2016 y del 2017 se perdieron 145 mil empleos formales y se crearon casi medio millón de puestos de trabajo informales.

Lima, jueves 13 de julio del 2017.- A partir de cifras del INEI, diariamente se pierden 460 puestos de trabajo formal, los cuales se han dirigido al desempleo o a la informalidad, estimó la Sociedad Nacional de Industrias (SNI). Ello, evidencia una importante pérdida de empleos formales que agudizan la informalidad laboral que crece diariamente en 1400 nuevos empleos informales en el Perú.

El presidente de la SNI, Andreas von Wedemeyer, señaló que lo barato que resulta contratar informalmente en comparación a lo caro y complicado -por el exceso de procesos y controles- que es hacerlo de manera formal, desincentiva la creación de puestos de trabajo formales, lo que se evidencia en la cifra récord de 437 mil nuevos puestos de trabajo informales que se generaron entre el primer trimestre del 2016 y del 2017.

Esto último explicado, principalmente, por los 292 mil jóvenes que este año empezaron a trabajar y que en su mayoría no encontraron una plaza de trabajo formal y; de otro lado, por los 145 mil trabajadores que durante el último año pasaron de la formalidad a la informalidad.

“En el Perú por cada 2 trabajadores formales existen 5 informales lo que significa que más de 11 millones de personas (72% del empleo) laboran sin derechos establecidos por ley, ni protección social, estando en situación de riesgo permanente, no solo de salud sino también de vida”, refirió Von Wedemeyer, a propósito de las recientes tragedias ocurridas por actividades informales.

El líder industrial indicó que impulsar la recuperación de puestos de trabajo formal y atacar la informalidad laboral demanda de una urgente reforma pro-empleo formal que reduzca el costo de la formalidad versus el de la informalidad. Por ello, la SNI plantea que no solo se considere la inspección permanente a las empresas formales, las que son fáciles de monitorear y normalmente cumplen las normas, sino también la estricta fiscalización del 99% de unidades productivas que actualmente no son inspeccionadas y que, en su mayoría, operan y emplean a trabajadores sin ningún tipo de respaldo formal.

Sostuvo además que es impostergable una reforma que flexibilice la legislación laboral para reducir el costo de creación de un empleo formal, tal como lo plantearon recientemente también instituciones técnicas como el Banco Central de Reserva (BCR) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Con medidas orientadas a hacer que la informalidad sea más costosa que la formalidad, nos pondríamos en el camino a alcanzar la meta propuesta por el Ministerio de Trabajo, de duplicar la tasa de formalidad laboral al 2021 (de 26%a 52%)”, puntualizó el presidente de la SNI.