Foro Económico Mundial: Perú sigue perdiendo competitividad a pesar de mejorar en la mayoría de indicadores

  • Perú retrocede dos puestos en el ranking de competitividad global
  • Perú registra el puesto 65 de 141 economías evaluadas por Ranking Global de Competitividad 2019.
  • De la Alianza del Pacífico, el Perú es el país que registra menor nivel de competitividad.

Lima, 08 de octubre del 2019.- El Ranking Global de Competitividad 2019, que publica el Foro Económico Mundial, muestra que el Perú sigue perdiendo competitividad a pesar de mejorar en la mayoría de indicadores, porque otros países avanzaron con mayor celeridad, sólo en este año; el país retrocedió dos puestos, ubicándose en la posición 65 de 141 economías evaluadas.

En ese contexto, el presidente de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), Ricardo Márquez, fue enfático en precisar que la competitividad es el reflejo de la productividad, por ende tenemos un reto importante que enfrentar y para ello se requiere desburocratizar el aparato estatal que hace que la economía se encuentre ralentizada, así como una estabilidad económica, política, social, y fortalecer la institucionalidad para revertir la situación en la que nos encontramos. 

“Urge elevar los niveles de productividad, los empresarios asumimos el reto, pero necesitamos condiciones para producir eficientemente. Solo pedimos competir en igualdad de condiciones en las que se encuentran los mercados a los que derivamos nuestra producción o servicios, porque la actual situación en la que se encuentra nuestro país es el reflejo de la falta de institucionalidad que existe y que no nos permite ser competitivos a nivel mundial”, precisó Márquez.

La posición competitiva de Perú –prosiguió Márquez- se ha venido deteriorando en los últimos años, acumulando una pérdida de cinco posiciones desde el año 2017, en que se ubicó en el puesto 60. El análisis de la competitividad de la última década en Perú muestra dos tendencias claramente opuestas, la primera que se registra desde el 2007 hasta el 2012, donde se evidencia una importante ganancia de situación competitiva y la otra que va desde el 2013 hasta el 2019, donde la tendencia es una pérdida constante de competitividad.

 

 

El líder industrial manifestó que la mayor competitividad de los países se traduce en una alta capacidad de generar mayores niveles de ingresos y bienestar para sus ciudadanos, contando y manteniendo un entorno favorable, incentivando la creación de valor empresarial, que se evidencia en prosperidad para sus habitantes. 

“Esto no solo se consigue con la apertura de nuevos mercados, ni con la aparición de nuevos productos, ni con la mayor eficiencia empresarial, sino más bien con políticas económicas consistentes, transparencia en el manejo de las cuentas fiscales, reglas de juego estables, infraestructura adecuada, disposición de técnicos calificados, servicios logísticos y aduaneros expeditivos, y un proceso innovador permanente”, sostuvo Márquez.  

Para ello, Márquez indicó que se necesitan instituciones que funcionen eficientemente, que actúen coordinadamente, con un trabajo organizado del gobierno nacional, los gobiernos regionales y locales, y el sector privado, de manera continua y sostenida. “Eslabonar toda la cadena de desarrollo desde una institucionalidad fortificada hace posible una economía competitiva con equidad”, agregó. 

Asimismo, señaló que en relación al Plan de Competitividad y Productividad, la SNI considera que es un avance importante, pero se requiere que el plan no solo se implemente, sino que tenga mayor alcance y profundidad en temas relevantes como mercado laboral y sistema tributario, que no ha sido considerado en su real dimensión en el Plan.

Competitividad en Perú por pilar 

Las estadísticas del Foro Económico Mundial indican que de los 12 pilares que muestra el índice de competitividad, nuestro país registra un deterioro en ocho: Institucionalidad, Infraestructura, Adopción de TICs, Mercado de Productos, Mercado Laboral, Sistema Financiero, Dinamismo de Negocios y Capacidad para innovar.

 

De esta manera, se confirman las carencias y los problemas estructurales que tiene la economía peruana, como falta de infraestructura, inseguridad, debilidad de sus instituciones, insuficiente protección a los derechos de propiedad, reducida innovación, baja calidad educativa, falta de personal técnico calificado, alta rigidez laboral, regulación excesiva, etc., que se constituyen en importantes barreras para alcanzar mejores niveles de competitividad y, por ende mayores grados de desarrollo y de niveles de vida de la población. 

Competitividad en América Latina

La gran mayoría de países de América Latina ha reducido su nivel de competitividad en el 2019, lo cual se encuentra asociado a los menores precios de los commodities que exporta, a una menor tasa de crecimiento regional, que según CEPAL se desaceleró de 1,1% en el 2018 a 0,5% en el 2019 y a dos factores estructurales que afectan en general a los países de la región: Reducido nivel de institucionalidad e insuficiente capacidad para innovar. 

Así, a nivel de América Latina el Perú se ubica por debajo de Chile (puesto 33 a nivel mundial), México (posición 48), Uruguay (54), Colombia (lugar 57), Costa Rica (colocación 62). Y por encima de Venezuela (puesto 133), Bolivia (107), Paraguay (97), Ecuador (90), Argentina (83), Brasil (71) y Panamá (66).

 

 

Es necesario destacar que los países latinoamericanos que reducen su grado de competitividad mundial son: Costa Rica (retrocede 7 puestos), Venezuela (pierde 6 lugares), Nicaragua (retrocede 5 ubicaciones), Ecuador (menos 4 posiciones), mientras que Bolivia, Guatemala, Paraguay, Argentina, Panamá, México y Perú pierden 2 posiciones cada uno.

De otro lado, solo tres países de Latinoamérica registran los mayores niveles de expansión en su nivel competitivo: República Dominicana (sube 4 puestos), Colombia (aumenta 3 posiciones) y Brasil (incrementa 1 puesto).

El análisis de la competitividad en los países que integran la Alianza del Pacífico muestran que Perú (lugar 65), es el asociado que registra el menor nivel de competitividad y el que ha experimentado junto con México retrocesos (2 lugares menos cada uno), Chile mantiene su posición competitiva y Colombia mejora en 3 puestos. 

Competitividad a nivel institucional 

Una de las debilidades estructurales de América Latina que se constituye en un obstáculo para su crecimiento socioeconómico es la ausencia de sistemas institucionales sólidos. Esta parte del continente con África Sub-Sahariana son las dos zonas geográficas que registran los más débiles sistemas institucionales. 

En el caso peruano, la institucionalidad es precaria y viene disminuyendo. Sólo en el 2019, el Perú tuvo un retroceso de 4 posiciones a nivel institucional, ubicándose en el puesto 94 de institucionalidad, con lo cual se figura en el tercio inferior de países con la menor institucionalidad en el mundo.

Los recientes acontecimientos políticos registrados en el país son consecuencia de la ausencia de instituciones eficientes y sólidas que fortalezcan al crecimiento económico y el mayor bienestar de los ciudadanos.

Al analizar la evolución de los indicadores que integran el pilar institucional en el Perú, se muestra que 14 de sus  26 registran un importante retroceso competitivo en el último año. Entre los principales indicadores se encuentran: Independencia del poder judicial, el nivel de corrupción, la inestabilidad política, el crimen organizado, nivel regulatorio, visión de largo plazo del Gobierno.

De otro lado, es importante precisar que el nivel competitividad en algunos indicadores del pilar institucional en el Perú se ubican en los puestos más regazados a nivel mundial, sólo comparables con los países más inestables del mundo. Es el caso de crimen organizado (puesto 134 de 141 países), eficiencia de marco legal para resolver disputas (posición 134 en el mundo), confiabilidad en la policía (puesto 131) y carga regulatoria (128 en el mundo), en estos indicadores nos ubicamos en el decil inferior a nivel mundial.

 

 

Del mismo modo, se registran ocho componentes del pilar institucional que se ubican entre el puesto 105 y 124 a nivel mundial. Entre ellos se pueden mencionar a protección de la propiedad intelectual, derechos de propiedad, homicidios por cada 100 mil habitantes, adaptabilidad del marco legal a los modelos de negocios digitales, eficiencia del marco en regulaciones desafiantes, entre otros.

 

 

Es importante mencionar que también se registran deficiencias institucionales en temas vinculados a incidencia del terrorismo, corrupción, gobierno corporativo, regulación de la eficiencia energética, entre los principales.

 

 

El Informe completo está disponible en el siguiente enlace:

http://www.cdi.org.pe/InformeGlobaldeCompetitividad/index.html 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 4 =

X
X