SNI y Apema anuncian Plan Nacional para masificar fortificación del arroz

  • Crecimiento de la industria arrocera permitirá generación de empleo formal y reducción de los índices de anemia infantil.
  • Empresarios sostienen que fortificación masiva del arroz implica cambiar la cultura de compra de los consumidores.
  • La venta a granel de arroz representa el 80% del mercado.

Lima, 01 de diciembre del 2019.- El presidente de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), Ricardo Márquez Flores junto con representantes del Comité de Arroz de este gremio y la Asociación Peruana de Molineros del Arroz (Apema), anunció el lanzamiento de los programas Cómprale al Perú y el Plan Nacional para Fortificación del Arroz, los cuales pretenden motivar la adquisición de productos nacionales, generar empleo formal e impulsar un proyecto que masifique la incorporación de nutrientes en el proceso productivo de este cereal, lo que reducirá la tasa de anemia que actualmente incide sobre cuatro de cada 10 niños a nivel nacional.

La importancia del lanzamiento de este programa es que el 60% de los productores nacionales de producción de arroz han decidido apoyar la reducción de la anemia y colocaran el “simil” que contiene zinc, hierro y otras vitaminas.

En ese sentido, el líder gremial mencionó el lanzamiento del Plan Nacional para Fortificación del Arroz, cuya iniciativa consolida una industria alimentaria socialmente responsable no solo con el cumplimiento de las normas que regulan su producción, sino también con la salud de sus consumidores por medio de una fórmula que garantice el equilibrio de los índices de hierro en la sangre y combata la anemia infantil.

Al programa mencionado se suma que en mayo de este año la SNI inició el plan de fortificación de arroz para la lucha contra la anemia con los productores de Sullana, y ahora se extiende a lo largo del país.

“Los empresarios estamos comprometidos con el bienestar social de la población, lo que implica generar empleo a través de la producción nacional; sin embargo, no dejamos de ser conscientes de los problemas de salud que aquejan a los peruanos, tales como la anemia. Quién duda que el arroz, que es el principal alimento de la canasta básica familiar, no sea un elemento estratégico desde el cual podamos mejorar la alimentación de nuestros consumidores”, puntualizó.

Al respecto, el presidente de la Asociación Peruana de Molineros de Arroz (Apema), Tomás Padilla, explicó que masificar la fortificación del arroz es posible, pues se cuentan con hectáreas de cultivo en Piura, Lambayeque, La Libertad, Ancash, Arequipa, Tumbes, San Martín, Cajamarca, Amazonas, Loreto, Huánuco y Ucayali, lo que permite una producción autosuficiente, además de contar con las condiciones y el conocimiento técnico para ponerlo en marcha; sin embargo, resaltó que es indispensable que el liderazgo sea asumido por el Ejecutivo.

“Nosotros como empresarios estamos dispuestos a trabajar; la fortificación del arroz es una iniciativa nuestra, pero buscamos aliados y un aliado indispensable es el Ejecutivo, pues es este quien debe dar las políticas para concretar esta propuesta. La anemia es un problema serio en el que no se le puede excluir al sector privado y que demanda de un trabajo conjunto con el sector público”, expresó Padilla.

Por su parte, el presidente del Comité de Arroz de la SNI y miembro de Apema, Alfonso Garcés, manifestó que poner en marcha la fortificación masiva de este cereal implica cambiar la cultura de compra de los peruanos.

En ese sentido, advirtió que el 80% del arroz que se vende en el Perú es a granel, y solo un 20% es embolsado, y el programa de fortificación debe ampliarse a este segmento de mercado buscando la inocuidad del producto. “Necesitamos un producto inocuo, libre de cualquier contaminación, alteración o condición que altere la salud”, remarcó el empresario.

Asimismo, Garcés sostuvo que es necesario la creación de una norma técnica que establezca los parámetros de calidad que deben cumplir los importadores, a fin de neutralizar el deliberado ingreso de este producto, cuya importación afecta seriamente a la producción nacional.

“Tenemos la calidad para competir mundialmente, pero el precio que ofrece los importadores no nos permite ser competitivos; antes el Gobierno imponía aranceles de US$ 160 dólares por tonelada, pero ahora se redujo a cero, lo que dejó la puerta abierta a la importación”, finalizó Garcés.

De otro lado, Márquez anunció que la SNI impulsa el Programa Compra Perú como una oportunidad para que los consumidores revaloren lo peruano al tratarse de productos competitivos y de calidad que proporcionan bienestar a la población y contribuyen a la creación de miles de puestos de trabajo para connacionales, como es el caso de la industria arrocera que genera 250 mil empleos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + ocho =

X
X